La teoría del pan quemado y cómo abrazar las frustraciones de la vida

lucky girl syndrome mente positivismo positivismo tóxico teoría del pan quemado tiktok Jan 19, 2024

Imagina esto: Estás haciendo pan tostado por la mañana como parte de tu rutina normal, pero esta vez, se quema. Tal vez estabas distraído o ajustaste tu tostadora a la temperatura incorrecta. Sea cual sea la razón, la pieza de pan quemada es irreparable y te ves obligado a tirar el y hacer otra.

Todo este proceso ha añadido cinco minutos a tu rutina matutina, por lo que, aunque es una molestia objetivamente pequeña, ahora llegas un poco tarde a tu trabajo. Estás molesto. Pero subes a tu coche y te diriges a trabajar. Sin embargo, en el camino, ves un accidente automovilístico, y cuando escuchas los detalles del choque, te das cuenta de que si hubieras salido de tu casa a tiempo, podrías haber sido tú. Ese pan quemado podría haber salvado tu vida.

Aquí tienes otro escenario. Otra mañana, una en la que vas divinamente puntual, decides tomar un café en camino al trabajo, pero el barista está lidiando con un flujo interminable de pedidos, por lo que el tuyo lleva unos minutos adicionales. Pero mientras esperas tu café con leche vegetal, te encuentras al lado de alguien a quien normalmente habrías pasado por alto. Sus miradas se cruzan. Tal vez se conviertan en el amor de tu vida, en un mejor amigo o en una conexión profesional que nunca habrías imaginado. Todo debido a esa molesta espera por tu café (en este escenario, otra versión del "pan quemada”).

Tal vez estas historias suenen un poco cursis, pero son la base de lo que se conoce como la teoría del pan quemado. Popular en TikTok, este concepto se está volviendo cada vez más popular en la aplicación, con muchas personas adoptándolo como una forma de ver el mundo de una manera positiva.

Abraza las frustraciones de la vida

En su núcleo, la teoría del pan quemado se trata de reinterpretar las incomodidades y fracasos de la vida con la creencia de que todo lo que sucede forma parte de un plan más grande para tu vida. Se trata de darle sentido a los momentos de frustración o dolor y de decirnos a nosotros mismos que, pase lo que pase, el universo está de nuestro lado

Personalmente, siempre he sido del tipo de persona que se dice a sí misma que todo sucede por una razón. Encuentro consuelo en trazar líneas entre los peores momentos de mi vida y los mejores, notando las puertas que se cerraron, las personas que se fueron y las situaciones que surgieron, todo ello conduciéndome a un punto de felicidad o buena fortuna. Pero a veces me pregunto por qué no puedo aceptar la aleatoriedad de la vida; por qué yo, y aparentemente muchas otras personas, no estamos satisfechos con la idea de que las cosas simplemente suceden. Muchos de nosotros buscamos ideas como la teoría del pan quemado para ayudarnos a encontrar significado en momentos terribles, pero ¿por qué?

 

Más allá de proporcionar una sensación de confort, la teoría del pan quemado también nos anima a abrazar los contratiempos o las incomodidades de la vida, con el conocimiento de que vendrán días mejores. La vida es difícil, todos lo sabemos, y a veces, cuando estamos luchando, otro obstáculo puede parecer demasiado para soportar. Pero la teoría del pan quemado se trata de ver los contratiempos menos como una gran obstrucción y más como un empujón del universo para cambiar de dirección.

No todo es color de rosa

Esta teoría no se trata de tener optimismo tóxico extremo que insta a las personas a ver cada tragedia a través de unas gafas de color de rosa o afirmar ciegamente que el Lucky Girl Syndrome te traerá riqueza y felicidad. Con la teoría del pan quemado, aún reconocemos que lo que te ha sucedido es objetivamente malo, pero ese sentimiento es seguido por el movimiento hacia adelante y lo bueno que podría surgir de ello.

Reconocemos que con cualquier concepto como este, existe un elemento de privilegio y hay circunstancias en la vida que no tienen un lado positivo. Pero lo que es único acerca de la teoría del pan quemado es la idea de que no siempre sabes exactamente de qué te ha salvado. Se trata a veces de aceptar que cuando suceden cosas malas, es posible que no sepas exactamente por qué, pero simplemente tienes que confiar en que se hizo para tu bienestar.